De desnudos y desconocidos

by Xevi Pigem

/
  • Includes unlimited streaming via the free Bandcamp app, plus high-quality download in MP3, FLAC and more.

     €7 EUR  or more

     

1.
2.
03:06
3.
4.
5.
6.
7.
8.

credits

released January 15, 2015

Este disco ha sido producido y grabado por Dalmau Boada, entre diciembre de 2013 y febrero de 2014, en l’Estudi d’en Tete, Olot, en ca l’Eril, Guissona y en ca la Cari, Santa Maria de Palautordera.
Mezclado por Dalmau Boada y Joan Pons en ca l’Eril, Guissona.
Masterizado por Yves Roussel, Barcelona.
En este disco han participado Dalmau Boada, Guille Caballero, Marçal Calvet, Joan Colomo, Inés M. de Albornoz, Francesc Palmero, Joan Pons, Manel Serra, Iván Telefunken, Dani Toledo, Josep Ureña, Carles Vidal y Xevi Pigem.
Todas las canciones escritas por Xevi Pigem.
La casa en llamas son Francesc Palmero, Manel Serra, Dani Toledo y Carles Vidal.
Portada y diseño de Leila Cherifi.

tags

license

all rights reserved

feeds

feeds for this album, this artist

about

Xevi Pigem Barcelona, Spain

contact / help

Contact Xevi Pigem

Streaming and
Download help

Redeem code

Track Name: Bien muertos los dos
Si no lo vemos llegar lo nuestro arderá
y nadie será capaz,
capaz de apagar un fuego tan brutal
y sólo tú y yo
sabemos el secreto que esconde esta canción.
La llama lleva ya demasiado tiempo ardiendo,
ninguno de los dos quisimos reconocerlo,
tal vez faltó la fuerza para girtarlo al cielo,
es tarde hoy, amor, o corremos o bien muertos los dos.
Bien muertos los dos.
Y tú, dime que harás aunque por tu mirada
me empiezo a asustar de verdad.
Tengo el equipaje, las bolsas de viaje,
sólo faltas tú,
dime pues si te vienes o si es que prefieres arder.
La llama lleva ya demasiado tiempo ardiendo,
ninguno de los dos quisimos reconocerlo,
tal vez faltó la fuerza para girtarlo al cielo,
es tarde hoy, amor, o corremos o bien muertos los dos.
Bien muertos los dos.
Dices que prefieres no salir,
que te puede el sueño y a dormir.
No me has dado opción, no puedo elegir,
qué pena, yo que te quise a morir.
Track Name: Tan puta
He abierto los ojos y me he dado cuenta de
que ya no estás como solías estar en mí.
Duermes a mi lado sólo cada cuatro años
y quieres saber si aún sigo por ti, en fin...
Quieres saber lo que pienso de ti,
eres una puta, tan puta que sin ti,
en los sobres amor y los trajes de Dior
no verían las horas en la Torre del Reloj.
Viste como quieras, rojas sandalias o mil lentejuelas
de color azul, que no van a brillar sin luz.
Dice mi abogado que la sangre es un atajo
que me llevará donde jamás estarás tú.
Quieres saber lo que pienso de ti,
eres una puta, tan puta que sin ti,
en los sobres amor y los trajes de Dior
no verían las horas en la Torre del Reloj.
Track Name: El perro de San Roque (la avaricia de Ramón)
El perro de San Roque no tiene rabo,
algún hijo de puta se lo ha robado,
medio perro se ha quedado
y ahora hay alguien con dos rabos.
¡Ay! la pobre que lo encuentre que mal trago,
¡ay! la pobre, que susto se habrá llevado,
medio perro se ha quedado
y ahora hay alguien con dos rabos.
Dicen que es un tal Ramón
y yo digo “qué cabrón,
que le devuelva el rabo”.
Pero él dice que no,
que ahora tiene más vigor
y que ya se ha encariñado.
El perro de San Roque sigue sin rabo
pero Ramón Rodríguez se ha despistado,
dos caracolas le han asaltado
y se han comido sus dos rabos.
Dicen que es un tal Ramón
el que grita de dolor
porque ya no tiene rabo.
Que ha perdido su vigor,
que es más frágil que una flor
porque ya no tiene rabo.
Track Name: De desnudos y desconocidos
Que se ha perdido allí
que todo el mundo va
con gafas tan oscuras
que no ven nada al caminar.
Será tu luz, será mi voz,
o quizás van todos a hacer el amor.
Con tu gesto divertido
y aturdidos por el vino,
me dijiste, al oído,
“vamos mi vida, échate a andar”.
Serás mi cruz, serás feroz,
pero quien manda es quien lleva la voz.
Los dos desnudos, desconocidos,
tarde o temprano caeré en el olvido
y detrás caerás tú también,
quién no sueña en besar senos de tersa piel
y detrás de la pared
se esconde el desastre
y tú no lo ves.
Mi camisa de domingo
víctima de un homicidio,
arrancada, desterrada
de mi pecho hasta tus pies.
Lo ves bien, quién es quién,
de pronto me invade un cierto desdén.
Me encantan sus caricias,
son tan frías que hipnotizan,
me congelan, me desvelan
mediocridad, yo digo amén.
Dónde estás tú, flor de alelí,
quizás un buen hombre ha venido a por ti.
Los dos desnudos, desconocidos,
tarde o temprano caeré en el olvido
y detrás caerás tú también,
quién no sueña en besar senos de tersa piel
y detrás de la pared
se esconde el desastre
y tú no lo ves.
Track Name: El santo al cielo
Que se vaya el santo al cielo
y de una vez nos deje en paz,
déjale de hablar,
a ver si así se siente solo,
a ver si sólo ve que está de más,
déjale de hablar.
Que cuando estemos entre amigos ya me pongo yo a rezar,
nos tomaremos unos vinos con medio santoral
pero esta noche estoy contigo y me sobran todos los demás.
Si mañana decidimos hacer de esto un funeral
nadie vestirá de negro salvo tú en tu intimidad,
pero esta noche estoy contigo y me sobran todos los demás.
Haz acopio de tu clase
que yo me altero y puede acabar mal,
me van a excomulgar.
Y que es muy sabio el refranero
pero esta vez donde cabemos dos,
no cabemos tres.
Que cuando estemos entre lino, arañazos y humedad,
sobra todo lo divino, prefiero lo terrenal,
porque esta noche estoy contigo y me sobran todos los demás.
Si mañana decidimos hacer de esto una bacanal
nadie vestirá de negro, nadie vestirá en verdad,
esta noche estoy contigo y me sobran todos los demás.
Track Name: Fumarse la razón
Quise subir al tejado
y desde allí contemplar la ciudad,
los lugares que nos marcaron
con una aún dolorosa cicatriz.
Los gatos quedaron fascinados
por esa mía habilidad para subir,
la verdad, lo tenía ensayado,
lo que no sé es cómo cojones salir de aquí.
Ahora que no me veis pasaré los días
fumando a escondidas la razón,
esperaré a que las raíces vuelen los adoquines
donde tantas veces tropecé.
Espero ver desde el tejado
escenas de sodomía y humedad,
ahora que el fuego cruzado
se ha despistado y sé que no me encontrará.
Lo cierto es que desde hace años
tratamos juntos de encontrar un lugar así
pero ahora estoy solo entre gatos
y creo que traman algo contra mí.
Ahora que no me veis pasaré los días
fumando a escondidas la razón,
esperaré a que las raíces vuelen los adoquines
donde tantas veces tropecé.
Y ahora se acerca el gato más viejo
y me empuja y empiezo a caer
pero esta vez lo siento más lento
y me percato de que algo no iba bien.
Si me volvéis a ver, como de costumbre,
y fijo la mirada en mis pies,
esperaré a que las raíces vuelen los adoquines
donde tantas veces tropezaréis.
Track Name: Cerca del fin
Intento darme la vuelta
para ver donde está el final
pero atado de pies a cabeza
no es fácil un salto mortal.
Demasiado polvo en la senda,
mi yegua no echa a andar,
la tormenta nos acecha
y un rayo nos partirá.
“Busca cobijo, pero aquí no vuelvas más”,
gritan los amigos que un buen día hice llorar.
No me dejéis aquí,
tan cerca ya del fin.
Salta a la vista y nadie lo desmentirá
que en esta vida muchas cosas he hecho mal.
No me dejéis aquí,
tan cerca ya del fin.
Nadie se dió cuenta
pero encontré un abedul
tan espeso que ni siquiera
a mis ojos llegaba la luz.
La lluvia no calaba
pero sí los gritos de
los hombres que se alegraban
de verme desaparecer.
A palabras necias, mis oídos duelen más.
Cuando dije amigos, era una formalidad.
Si me vais a dejar aquí,
por piedad, que llegue el fin
en forma de rayo que me pueda fulminar,
o nos joda a todos el diluvio universal
y así volver a empezar,
y así volver a empezar.
Track Name: Al final todo arde
La casa en llamas cuando tú
no estás debajo de su piel
y gimes de placer
frente a un extraño de alquiler.
Él se hace el tonto y al leer
las cicatrices de tu sien
descubre que algo no
funciona demasiado bien.
“¿Y ahora qué?”, pregunta al ciprés
que danza con la brisa que
dejaron tus pies
pequeños en lo alto de
tacones de papel maché,
tan rojos como el fuego que
se acerca cada vez más
y no logra amainar.
No ves que pudo ser peor,
pudo estar contigo y morirse de calor.
Da gracias al cielo y a Dios.
Tú sientes algo y al volver
la vista al horizonte ves
los campos de azafrán
a punto de perder
la batalla de la obstinación,
las llamas como un pelotón
deciden acabar hasta
con la más bella flor.
Y tú, ingenua, pedirás
al hombre que tienes detrás
ayuda a sofocar
y te dirá que no.
Mientras los recuerdos van
tornando la ceniza que
pronto cubrirá
todo su cuerpo de patán.
No ves que pudo ser peor,
pudo estar contigo y morirse de calor.
Da gracias al cielo y a Dios.